La artritis es un problema de salud común. Afecta a más de 50 millones de adultos en EE. UU. y es la principal causa de discapacidad.

Y no es solo una enfermedad de los adultos mayores. Dos tercios de las personas con artritis tienen entre 16 y 64 años.

¿Corre riesgo?

Existen muchos tipos de artritis. La osteoartritis (también conocida como artritis degenerativa) es el tipo más común. Puede afectar las articulaciones en cualquier parte del cuerpo. Afecta las manos y las articulaciones más grandes que soportan mayor peso, como las caderas y las rodillas. La osteoartritis puede causar dolor y deformidad, y limitar el rango de movimiento de una articulación. Más de 30 millones de adultos estadounidenses tienen osteoartritis.

La artritis también puede ser resultado de problemas inflamatorios que afectan cualquier parte del cuerpo. La enfermedad inflamatoria más común es la artritis reumatoide. Más de un millón de adultos estadounidenses tienen artritis reumatoide.

Algunas condiciones pueden incrementar las posibilidades de desarrollar artritis. Es mucho más común en personas con otros problemas de salud crónicos, como por ejemplo:

  • Obesidad
  • Diabetes
  • Presión arterial alta
  • Enfermedad cardíaca

Si tiene artritis, hay maneras de controlar la enfermedad (en inglés) para sentir menos dolor y tener una mejor calidad de vida.

¿Qué puede hacer?

No hacer actividad física ni mantener un peso saludable es particularmente malo para la artritis, y son factores de riesgo para otros problemas de salud. Por eso, haga actividad física y controle su peso. Ambas medidas pueden ayudar a aliviar el dolor y la fatiga. También pueden ayudar a evitar lesiones en las articulaciones.

Si siente dolor articular, parecería que la actividad física podría empeorar el dolor, pero el ejercicio es una parte importante en el tratamiento de la artritis. Mantenerse activo ayuda a mejorar la función y el rango de movimiento de sus articulaciones.

El ejercicio también puede ayudarle a perder peso. Mantener un peso saludable es una parte importante para controlar, e incluso prevenir, la osteoartritis. Cada libra de peso que se baja equivale a cuatro libras de presión que se le quita a cada rodilla. Esto significa que perder un poco de peso puede aliviar la presión en sus articulaciones, no solo en sus rodillas, sino también en su cadera y espalda. Los ejercicios que no ejercen presión sobre las articulaciones, como el yoga, tai chi y caminar en el agua, pueden ayudarle a perder peso, incrementar su energía y mejorar su estado de ánimo.

Además de ayudar a mantener un peso saludable, una dieta saludable puede ayudar a reducir la inflamación de las articulaciones y la hinchazón que causa dolor. Intente consumir salmón, atún o cualquier otro pescado que contenga ácidos grasos y pueda ayudar a reducir la inflamación. Beber té verde también puede ayudar a controlar la inflamación y prevenir el daño articular.

Y no olvide las frutas, verduras, nueces y frijoles, que pueden ayudar a su corazón y sus articulaciones. Además, debe limitar el consumo de alimentos procesados y grasas saturadas y evitar el consumo de alcohol en exceso, lo que podría causar problemas si se ingiere con algunos medicamentos para ciertos tipos de artritis.

Además de la dieta y el ejercicio, hay otras maneras para aliviar el dolor específico. Existen geles, cremas y parches que se colocan sobre la piel y pueden ayudar a reducir el dolor al adormecer las terminaciones nerviosas o reducir la inflamación. 

Con la recomendación de su médico, la terapia física puede ser útil. Además de reducir el dolor, los ejercicios de terapia física pueden mejorar la postura, fuerza, función y rango de movimiento. Puede empezar a trabajar con un fisioterapeuta en un programa de fortalecimiento, elongación y ejercicios aeróbicos. Pero es de vital importancia no ejercitarse en exceso. Son mejores las actividades de bajo impacto, como natación, gimnasia aeróbica en el agua y ciclismo.

ícono_sueñoNo se exceda.

Tomarse tiempo para descansar y mejorar sus patrones de sueño pueden ayudar con su artritis. Moderar su ritmo y tomarse descansos durante la actividad puede ayudarle a controlar el dolor en las articulaciones. Y mejorar los hábitos de sueño puede reducir la fatiga, lo que agrava el dolor de la artritis.