No subestime el poder de la conveniencia. Este producto moderno ha dado lugar a supermercados pequeños, tiendas de descuento, comidas rápidas y mucho más. En la actualidad, hasta la atención médica se está incluyendo en la idea.

Conduzca por muchos suburbios en crecimiento y verá muchas opciones de atención médica "cerca cuando la necesita". Hay hospitales con salas de emergencia (ER, en inglés) y salas de emergencia independientes administradas por hospitales. Hay centros de atención médica inmediata y clínicas en locales comerciales. Y en los últimos años un nuevo servicio se ha unido a este grupo: ER independiente con fines de lucro.

Las numerosas opciones confunden a muchos, y tanto consumidores como aseguradoras están poniendo mucho dinero.

Donde se recibe la atención médica sí importa: tenga cuidado

Un estudio de National Institutes of Health de 2008 reveló que hasta el 27 por ciento de las consultas en las salas de emergencia en EE. UU. en un período de seis meses podría haberse hecho en un centro de atención médica inmediata o en un centro de servicios médicos en locales comerciales, con costos mucho más bajos. De hecho, el estudio de NIH calcula que los estadounidenses podrían haber ahorrado $4.4 mil millones en un año por solo saber dónde ir para recibir atención médica.

Los consumidores pueden sorprenderse por las facturas de ER porque no entienden completamente sus opciones cuando necesitan atención médica. Por ejemplo, un ataque cardíaco solo puede tratarse en una sala de emergencia. Sin embargo, lo que se ve en las salas de emergencia son personas que acuden por problemas como esguince de tobillo, resfrío o gripe.

Según la cobertura del seguro de gastos médicos, el médico podría tratar el dolor de garganta por un copago de $25. Solo puede tener un copago de $65 en un centro de atención médica inmediata. El copago de ER podría ser de más de $100, según el seguro de gastos médicos de una persona. Y cada vez más, las salas de emergencia comienzan a requerir el copago por adelantado para todo, salvo enfermedad o lesión potencialmente mortal.

Las personas que van a una sala de emergencia no solo se sorprenden del copago superior a los gastos de bolsillo, sino que también deben pagar el coseguro que es parte de la factura.

Además, podrían terminar debiendo una gran cantidad que no está incluida en el seguro. Esta "factura con saldo adicional" podría ser de cientos a miles de dólares. La facturación de saldos se realiza si la persona va a una sala de emergencia que no está en la red de su seguro de gastos médicos o si acude a ER por algo que no es una emergencia.

Clínicas de emergencia independientes

Para los consumidores de Texas, el crecimiento explosivo de ER independientes se está sumando a los altos costos que pagan por atención médica.

Texas, con más ER independientes que cualquier otro estado, se ha convertido en el epicentro nacional del crecimiento de ER independientes.

Ahora el estado tiene más de 200 ER independientes profesionales con fines de lucro, con aproximadamente 36 profesionales nuevas solo en 2016, según información del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas.

Las salas de emergencia independientes han surgido en lugares concurridos con la estrategia "build-it-and-they-will come" (constrúyalo y vendrán). De hecho, un nuevo estudio publicado en Annals of Emergency Medicine observó que casi todas las más de 200 ER independientes de Texas están ubicadas en zonas donde la mayoría de los residentes tienen seguro y altos ingresos.

Estos centros también se están abriendo en otras partes del país, pero a un ritmo mucho más bajo. Los estados que siguen a Texas son Ohio con 34 y Colorado con 24.

Los consumidores deben estar informados cuando piensan en acudir a una ER independiente. Esto significa hacer las preguntas correctas. ¿Este es un centro de atención médica inmediata o una ER? ¿Está en la red de mi seguro de gastos médicos? ¿Cuál será el costo?

National Public Radio informó que muchos pacientes que visitan una ER independiente salen con una factura impactante que puede ser hasta cuatro o cinco veces mayor que la de un centro de atención médica inmediata a una cuadra de distancia.

En el sitio web de colaboración abierta con reseñas de consumidores Yelp se ha visto un aumento en las quejas de los consumidores que han visitado una ER independiente. Muchos dicen que se sintieron engañados por la falta de transparencia del centro.

"¡Nos cobraron un cargo de centro de nivel 4 de $1,575 por cruzar la puerta con un corte!", comentó un reseñador, refiriéndose a un diagnóstico de un nivel más alto que el necesario, lo que hace que los servicios cuesten más.

Otro reseñador dijo: "No nos informaron ningún precio antes de firmar el papeleo, y todo lo que decían era que se cobraría como atención dentro de la red. La nariz de mi esposo sangraba porque se cortó... Al final, le aplicaron la vacuna antitetánica y Neosporin, y nuestra factura fue de $2,095. ¡Este lugar es un robo a mano armada!"

¿Una razón de los llamativos costos altos? La manera de cobrar de las ER independientes. No hacen contratos con aseguradoras para brindar atención médica a una tarifa determinada, como hace la mayoría de los hospitales y médicos. Y como no participan en la red, estas ER independientes pueden cobrar tarifas mucho más altas que las ER de la red.

"Mucho más altas" puede significar miles, hasta decenas de miles, más.

La solución a los costos exorbitantes es muy sencilla: que los consumidores llamen al número que figura en la tarjeta de asegurado para conocer sus opciones y hacer preguntas, y luego busquen atención médica en el lugar correcto, incluso si ese lugar no está a la vuelta de la esquina.