No salga sin chaqueta si hace frío. Beba ocho vasos de agua por día. El desayuno es la comida más importante.

Tal vez haya crecido con la creencia de que estos son datos médicos comprobados. Pero lo cierto es que estas afirmaciones son más un mito que un dato comprobado, transmitidas por madres y abuelos, quienes estaban seguros de que sus hijos y nietos morirían de hambre o se resfriarían si les desobedecían.

"Hay muchos mitos comunes sobre la atención médica que las personas se niegan a dejar de creer", dice el Dr. Derek Robinson, un médico emergentólogo y vicepresidente de la cobertura de Blue Cross and Blue Shield. "A veces es un remedio de su abuela o podría ser un consejo tomado de un artículo de Internet. Siempre verifique con su médico para asegurarse de que el consejo que le dieron es lo indicado según su caso".

Analicemos (y derribemos) seis de los mitos más comunes referentes a la atención médica:

Beber ocho vasos de agua al día. Según las investigaciones, la mayoría de las personas no necesita obligarse a beber ocho vasos de agua. Eso se debe a que el organismo se hidrata a lo largo del día a partir de bebidas (aproximadamente un 80 por ciento, incluyendo bebidas con cafeína) y de alimentos (el 20 por ciento restante). A menos que usted viva en un clima muy caluroso o tenga una necesidad médica específica, puede guiarse por la sed que sienta. También observe el color de su orina. Debería ser de un amarillo muy pálido; si es más oscura, incremente su ingesta de líquidos.

Puede resfriarse por exponerse al frío. Salir sin abrigo, gorro ni guantes cuando las temperaturas son muy bajas puede hacerle sentir mucho frío, pero no lo resfriará. Los resfríos son causados por los virus que se transmiten de una persona a otra. La mejor manera de prevenir un resfrío es evitar el contacto con las personas que están enfermas y lavarse las manos con frecuencia. Asegúrese de no tocarse los ojos, la nariz ni la boca con las manos sin lavar.

Los huevos son malos para su corazón. Los huevos tienen colesterol, pero no la cantidad suficiente como para eliminarlos del menú por completo. La Mayo Clinic dice que la mayoría de las personas puede ingerir sin riesgos un máximo de siete huevos a la semana. Si es diabético o tiene enfermedades cardíacas, asegúrese de consultar con su médico si debe limitar la ingesta de huevos en su dieta.

En el desayuno, lo que en verdad causa el problema es lo que se ingiere junto con los huevos: el sodio del tocino y la grasa de los huevos fritos y las papas fritas. Si le preocupa su colesterol, evite las frituras y solo coma la clara de los huevos, todo el colesterol se encuentra en la yema.

Debe desayunar para perder peso. Durante años, a las personas que hacen dieta se les ha dicho que deben desayunar para evitar comer en exceso en el resto de las comidas. Las investigaciones indican que eso no es verdad. Si bien saltarse el desayuno puede hacer que las personas tengan mucho apetito en el almuerzo, igual no compensarían esas calorías del desayuno en otra comida. De manera que, si no siente apetito en la mañana, no coma.

El azúcar contribuye a la hiperactividad de los niños. Son muchas las razones por las que los niños no deberían ingerir demasiada azúcar, como por ejemplo la obesidad y las caries. Pero la hiperactividad no es una de ellas. No hay una conexión comprobada entre los alimentos y las bebidas con azúcar y el comportamiento en los niños. Puede ser que los niños estén alborotados por un cumpleaños o las vacaciones simplemente por el evento en sí mismo y no por los dulces.

La vacuna contra la gripe es la causante de la gripe. Este es uno de los mitos más comunes, y tal vez el más peligroso, que se relaciona con la atención médica. A pesar de lo que pueda leer en Internet o escuchar de su bienintencionado pero desinformado amigo, la vacuna contra la gripe no es la causante de la gripe. Las vacunas contienen el virus o una cepa de este, pero en estado inactivo, por lo que no enferman a la persona vacunada. Creer este mito puede ser peligroso para su salud, ya que la gripe puede causar serias complicaciones, en especial en la gente mayor, los bebés y las personas que padecen de otras enfermedades.

"Cada año, los pacientes y amigos me dicen, sin atisbo de duda, que la vacuna contra la gripe les causará gripe", dice Robinson. "Sabemos que esto es un mito y no una realidad. Pero cada año, demasiadas personas evitan vacunarse contra la gripe y ponen en riesgo su vida y la de sus familias, ya que están expuestos al contagio (el contenido de este enlace solo está disponible en inglés).”

lupa¡Si tiene dudas, averigüe!

Si no está seguro de que un determinado dato sobre salud sea fidedigno, verifíquelo. Consulte a su médico o en un sitio web confiable, como el de un hospital o de una asociación médica.