El embarazo es un momento ideal para centrarse en su salud. Cuidar de sí misma le permite cuidar de su bebé. Hacer ejercicios de bajo impacto y alimentarse bien son dos buenas maneras de comenzar.

Beneficios del ejercicio

Muchas mujeres pueden realizar actividad física durante 30 minutos por día, dentro de sus posibilidades, hasta la 20.º a 25.º semana del embarazo. Luego, deberían reducir la actividad física.

La moderación es importante. "No es momento de intentar hacer más de lo que hacía antes", dice el Dr. Christopher Neill, obstetra, ginecólogo y director médico de la compañía Blue Cross and Blue Shield.

Sin embargo, las mujeres activas y con buen estado físico a menudo tienen embarazos más sencillos y con menos complicaciones. Se sienten bien, y su bebé también, agrega.

La clave es el ejercicio moderado de bajo impacto. No es momento de andar a los saltos. En cambio, piense en caminar, nadar o practicar yoga o Pilates modificado.

El American College of Obstetricians and Gynecologists (en inglés) reconoce los diversos beneficios del ejercicio durante el embarazo. Entre muchos otros beneficios, el ejercicio:

  • Permite un aumento de peso saludable
  • Fortalece el corazón
  • Fortalece los vasos sanguíneos
  • Puede aliviar el estreñimiento
  • Alivia el dolor de espalda
  • Puede disminuir las posibilidades de tener diabetes gestacional

Además, el ejercicio puede ayudarla a sentirse mejor, dormir mejor y preparar su cuerpo para el parto.

Por supuesto que debe tomar precauciones. No se olvide de calentar, estirar y relajarse. No se exceda. Evite la deshidratación. Además, evite los hidromasajes y el sauna.

Consulte a su médico sobre su plan de ejercicios antes de comenzar. Su médico puede ayudarla a determinar qué tipo de actividad física es apropiada para usted.

Es posible que las mujeres que padecen ciertos problemas de salud deban evitar algunas actividades. "Es importante estar seguros de que no existen razones preexistentes para evitar el ejercicio", dice la Dra. Carol Saffold, obstetra, ginecóloga y directora médica de la compañía Blue Cross and Blue Shield. Algunos de estos problemas son enfermedades pulmonares, enfermedades cardíacas y presión arterial alta.

El ejercicio también es una buena idea para las mujeres que planean quedar embarazadas.

"Es parte de la preparación para el embarazo", afirma la Dra. Saffold. "Hablamos sobre el ejercicio durante una consulta previa a la concepción". Declara que es más fácil hacer actividad física durante el embarazo si el cuerpo ya está acostumbrado a hacerla.

Alimentarse bien por usted y su bebé

En cuanto a la alimentación, es importante no creerse el cuento de que está "comiendo por dos".

Un pequeño aumento es suficiente. Según su peso normal, podría ingerir de 1,800 a 2,000 calorías por día en el primer trimestre. Agregue de 200 a 300 calorías en el segundo trimestre y la misma cantidad de calorías en el tercero. Y aléjese de los alimentos con alto contenido de azúcar, grasas y sal.

Intente enfocarse en las proteínas, el calcio, las frutas y las verduras. Y siempre beba mucha agua, de ocho a 10 vasos por día es la cantidad ideal.

Comer poca cantidad varias veces al día es mejor que ingerir tres comidas abundantes. Planificar los alimentos con antelación puede hacerlo más simple. Pruebe preparar 10 bolsas plásticas de refrigerios: cinco o seis bolsas de alimentos con proteínas o calcio y el resto con frutas y verduras.

"Si lo planifica de antemano, podrá alimentarse bien dondequiera que vaya", dice la Dra. Saffold.

ícono_embarazada¿Demasiado estrés?

Demasiado estrés puede ser perjudicial para usted y para su bebé. Un poco de estrés es normal durante una época de cambios, pero demasiado puede provocar dolor de cabeza e insomnio e, incluso, hacer que coma demasiado o muy poco. Si se siente muy estresada, hable del tema durante su consulta prenatal.