Imagine que en la factura de su médico ve un cargo que le llama la atención. O que su farmacéutico le dice que el nuevo medicamento con receta que le indicaron no se puede tomar al mismo tiempo que otro medicamento que figura en sus expedientes. Pero usted no está tomando ese medicamento que aparece en los expedientes.

scam_thumb_2

Es posible que esté siendo víctima del robo de identidad médica. Este tipo de fraude se produce cuando una persona roba su información personal y la utiliza para acceder a servicios de atención médica o a productos médicos. Las reclamaciones fraudulentas ponen en riesgo la información de sus expedientes médicos y pueden afectar su posibilidad de acceder a la atención que necesita.

Lamentablemente, el robo de identidad médica es un problema en aumento. Según la Medical Identity Fraud Alliance, más de 1.8 millones de estadounidenses fueron víctimas de robo de identidad médica en 2013, un 19 por ciento más con respecto a 2012. En 2014 hubo casi 500,000 víctimas más que en 2013. Y la cantidad de víctimas que terminan pagando gastos de su bolsillo para resolver el problema también está en aumento.

El robo de identidad suele producirse en centros de atención médica, donde los trabajadores venden los datos. Pero según la alianza, el responsable también suele ser un amigo o un familiar. El grupo ofrece consejos de seguridad para los consumidores (contenido solo disponible en inglés).

4 formas de detectar el robo de identidad médica

Si sospecha que alguien le robó su identidad médica, tome estas medidas:

  1. Revise todas sus declaraciones de Explicaciones de Beneficios (EOB, en inglés), aun si no tiene que pagar nada. Si algo parece estar mal, llame al número que figura en la Explicación de Beneficios o al dorso de su tarjeta de asegurado. También debe llamar si no recibe una Explicación de Beneficios después de recibir atención médica. Alguien pudo haber cambiado su dirección postal o de correo electrónico para evitar que los descubran.
  2. Al menos una vez por año revise el listado de sus reclamaciones médicas. Si encuentra una reclamación por servicios de atención médica que no recibió, llame al número que figura en su tarjeta de asegurado.
  3. Evalúe la posibilidad de revisar sus informes de crédito para ver si aparecen deudas sospechosas por servicios médicos. Puede obtener un informe de crédito gratis por año de cada una de las tres compañías de informes del consumidor más importantes. Llame al 877-322-8228 o visite annualcreditreport.com para obtener más información.
  4. Puede solicitar a sus profesionales de la salud copias de sus expedientes médicos. 

Cómo proteger su identidad médica

Proteger su tarjeta de asegurado y los datos que figuran en ella es una de las cosas más importantes que puede hacer para evitar ser víctima del robo de identidad médica.

También debe darle a las facturas por servicios médicos, las etiquetas de sus medicamentos recetados y los documentos de su seguro de gastos médicos el mismo tratamiento que le daría a otra información importante. Guárdelos en un lugar seguro y destruya cualquier documento que deseche.

Para que solo usted tenga acceso a su identidad médica, usted tiene derecho a:

  • Saber a dónde enviaron su información médica sus profesionales médicos. Por ejemplo, si se muda, sus expedientes pueden pasar a médicos u hospitales nuevos.
  • Pedir a sus profesionales médicos que le expliquen de qué manera usan su información.
  • Solicitar que eliminen de sus expedientes la información errónea o incompleta.
  • Solicitar que incluyan la información correcta en sus expedientes.

Hoy hay cada vez más información de salud personal que llega de alguna forma a Internet. Así que recuerde mantener la confidencialidad de su fecha de nacimiento, número de Seguro Social y otros datos. Comparta su información médica privada únicamente son sus profesionales de la salud.

Cómo mantenerse a salvo

Los ladrones de identidad tienen varios trucos para acceder a su información médica y de seguro de gastos médicos. Pero puede dificultarles la tarea. Las siguientes son algunas estrategias que pueden serle útiles:

  • Desconfíe de cualquiera que le ofrezca un servicio de salud, una prueba o un producto gratis, pero que igual le solicita su número de asegurado.
  • Si lo contactan por teléfono o correo electrónico, verifique la identidad de quien dice trabajar para el consultorio de su médico o para su seguro de gastos médicos.
  • No comparta información por teléfono ni por correo electrónico, excepto que usted haya sido el que inició el contacto y esté seguro de que sabe con quién está tratando.
  • Guarde todos sus documentos en un lugar seguro.
  • Tenga cuidado cuando hace gestiones por Internet. Busque el ícono de candado en la barra de estado de su navegador. O verifique que la dirección del sitio web comience con "https": la "s" se refiere a "secure" (seguro).

Averigüe más con la Comisión Federal de Comercio. También puede conocer sus derechos de privacidad conforme a la legislación federal en el sitio web del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

communications_phone_cellular

Llame a la línea directa antifraude.

Si sospecha que ha habido fraude, no dude en llamar a la línea directa antifraude de Blue Cross and Blue Shield of Texas: 800-543-0867. Puede encontrar más información sobre prevención y denuncia de fraudes en nuestro sitio web.