El dolor articular es a menudo el tipo de dolor que persiste. No es algo que llega y luego se va con una solución puntual. Por lo tanto, su manejo puede ser un proceso de largo plazo.

Un problema frecuente

Muchas enfermedades causan dolor articular de largo plazo.  Una de las causas más frecuentes es la artritis. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (página en inglés) 1 de cada 4 adultos (o aproximadamente 54 millones de estadounidenses) sufre de artritis y dolor articular.

Cualquiera que sea la causa, para muchas personas el dolor es tan fuerte que les cuesta mantenerse físicamente activos. En muchos casos, el paciente presenta también problemas de salud mental y física.

Manejo del dolor crónico

Para evitar que el dolor se torne agobiante, conozca cuál es el mejor modo de manejar su problema médico. Hay muchas maneras de ayudarse a manejar el dolor articular crónico.

Manténgase en movimiento
Es importante que se mantenga activo. Hacer alguna actividad puede resultar difícil si padece dolor articular, pero tiene muchos beneficios de largo plazo que le ayudarán a manejar su problema médico y mejorar su estado de salud mental.

El ejercicio fortalece los músculos que sostienen las articulaciones dolorosas. Mantiene y aumenta la capacidad de movimiento de las articulaciones. Algunos programas de actividad física incrementan la función de las articulaciones y han demostrado que mejoran el estado de ánimo, el sueño y la calidad de vida.

La actividad física puede ayudarle a perder algo de peso. Mantener un peso corporal saludable puede ayudar a aliviar la presión en algunas articulaciones, como las caderas y las rodillas.

Así que siga moviéndose, en la medida de lo posible. Puede caminar, nadar, estirarse o hacer yoga o tai chi. Su médico puede ayudarle a decidir qué actividades son seguras para usted.

Descanse lo suficiente
El descanso es importante cuando siente dolor o rigidez en las articulaciones. Reduzca sus horarios y mantenga un ritmo adecuado para usted. Pida ayuda cuando la necesite. Y procure dormir bien. Dormir mal puede empeorar el dolor y la fatiga. Si tiene problemas para dormir el tiempo suficiente, conozca lo que puede hacer para conciliar el sueño y quedarse dormido.

Conozca las opciones para el alivio del dolor
Los medicamentos de venta libre (OTC, en inglés) como el acetaminofeno (Tylenol) o los antiinflamatorios no esteroideos (NSAID, en inglés) pueden ayudar a aliviar el dolor articular. La terapia física y el tratamiento con inyecciones de esteroides también pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación. Hable con su médico para que le indique el tratamiento adecuado.

También puede probar técnicas naturales para el manejo del dolor y otras maneras de controlar la fatiga.

Sea cual sea la opción que elija, asegúrese de hacer un seguimiento de sus actividades, sus síntomas, los niveles de dolor y los medicamentos que toma. Eso puede ayudarle a saber cuál es la mejor opción para usted.

¿Qué sucede si aparece un dolor nuevo?

Además de los padecimientos articulares crónicos, el dolor articular también puede ser causado por el uso excesivo de una articulación o lesión. Si tiene un dolor articular nuevo, hable con su médico.

Los síntomas de inflamación articular incluyen inflamación, calor, sensibilidad, enrojecimiento y dolor al moverse. Con frecuencia, el descanso y los baños calientes, el masaje y el estiramiento pueden aliviar el dolor de corto plazo.

No obstante, llame a su médico en los siguientes casos:

  • Tiene fiebre.
  • El dolor dura más de unos días.
  • Tiene dolor intenso e inflamación, que se manifiestan con otros síntomas inexplicables.

Los National Institutes of Health incluyen en la lista otras causas de dolor articular, entre ellas:

  • Bursitis: la inflamación de una zona de amortiguación entre los músculos, tendones y huesos
  • Dolor muscular
  • Enfermedades autoinmunes como el lupus
  • Infecciones
  • Tendinitis: inflamación de los tendones que unen los músculos con los huesos.

Para evitar que el nuevo dolor articular se convierta en dolor crónico, es mejor consultar al médico para determinar la causa del problema.

Siga intentando

No tiene por qué vivir con tanto dolor. Hay muchas cosas que puede hacer para encontrar alivio. Comience por hablar con su médico. Siga haciendo preguntas y probando cosas hasta que encuentre lo que mejor le funcione. Es importante seguir analizando un conjunto de opciones para ayudarse a controlar el dolor.  Tener diferentes estrategias para intentarlo es la clave del éxito.

ícono de jeringaBusque información sobre los medicamentos de venta libre.

Si está pensando en tomar medicamentos de venta libre para el dolor, hay algunas cosas que debe saber para tomarlos de manera segura. La Arthritis Foundation tiene un cuestionario que le ayudará a obtener más información sobre cómo tomar medicamentos de venta libre. Hable con su médico antes de comenzar a tomar cualquier medicamento nuevo para su problema articular.